DATE DE BAJA DE BANCO SABADELL EN UN CLIC

Con el aumento de las comisiones en los bancos, siempre surge la duda de cómo podemos darnos de baja para ver otras opciones. Lo primero que debemos saber es: cuáles son los requisitos para poder dar de baja una cuenta, si lo podemos hacer sin sufrir penalizaciones y qué derechos tenemos.

¿Mi cuenta tiene compromiso de permanencia?

Esta es una pregunta que siempre nos viene a la mente y la verdad es que la mayoría de las cuentas bancarias no tienen compromiso de permanencia. Esto es así porque sus beneficios vienen de otros sitios como la domiciliación de la nómina o que el cliente cuente con más de una tarjeta de crédito.

Sin embargo hay un tipo de cuenta que no entra en este grupo, las cuentas nómina. Estas cuentas corrientes suelen ofrecer regalos o una bonificación por abrirlas y, lo más probable, es que en el contrato haya un compromiso de permanencia de uno o dos años de modo que, si intentas cerrarla antes, se te penalizará.

La mejor forma de saber que condiciones tiene tu cuenta es revisando el contrato, ya que ahí deberían estar especificadas las condiciones del servicio. Toda la información relevante debe aparecer en el contrato.

Asegurarse de que no hay cuentas pendientes

Este es otro de los puntos que debes de tener en cuenta, ya que si hay deudas pendientes no podrás cancelar nada hasta que las subsanes. Es más, lo primero que te pedirá el banco es justamente la liquidación de las cuentas. No olvides que aquí van incluidas las tarjetas de crédito que estén asociadas a dicha cuenta.

También hay que asegurarse de que no hay una operación en curso en el momento de la cancelación, como pueden ser transferencias periódicas o recibos domiciliados. En caso de que esto fuera así, no se podría dar de baja hasta que esto se solucione.

Ir al banco para dar de baja la cuenta

Una vez has comprobado todo lo anterior, toca el paso más importante: ir al banco. En el banco Sabadell, al igual que en muchas entidades bancarias, piden que se persone el interesado en la sucursal para dar de baja el servicio, ya que la presencia física es fundamental. Pero también se puede dar de baja mandando a una persona autorizada en tu lugar.

Una vez en el banco, deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Retirar todo el dinero que tengas en la cuenta y dejarla a 0 euros. Esto se hace para no perder el dinero. También puedes pedir un reembolso de los gastos de mantenimiento proporcionales si te los han cobrado de antemano. Para retirar el dinero tienes dos opciones: te lo puedes llevar en ese momento o también puedes pedir que te lo transfieran a otra cuenta bancaria dando el número.
  2. Una vez arreglado lo del dinero, deberás firmar un documento de cancelación que te darán en el banco y también tendrás que devolver lo que tengas: la tarjeta de crédito, el talonario de cheques o la cartilla, que la cortarán para invalidarla.
  3. Una vez firmado el documento debes pedir el certificado de cancelación de la cuenta. Este papel es muy importante porque es el certificado de que la cuenta ya no está activa. Esto sirve, entre otras cosas, para evitar que te cobren comisiones después de que hayas cancelado la cuenta.

El mito de la cancelación de cuenta por falta de dinero

Este pequeño apéndice es importante para evitar caer en esta trampa. Que la cuenta no tenga movimiento ni dinero no implica que esté cancelada. Es más, legalmente se considera que está cancelada cuando pasan 20 años sin movimientos. Hasta ese momento, el banco puede seguir cobrando comisiones de mantenimiento y gastos adicionales que pueden reclamar.