DATE DE BAJA DE CAIXABANK EN UN CLIC

Como sabes, Caixa Bank es una de las entidades financieras más importantes en España. El servicio ofrecido es de un nivel superior. Lo que nadie logra tener certezas, en parte porque no hay gran información, y en parte porque no se interroga demasiado, es cómo darse de baja de la cuenta. Mira el procedimiento y conoce todos los aspectos a tener en cuenta.

El titular siempre debe estar presente

El requisito excluyente que exige Caixa Bank para realizar la cancelación de los productos financieros es que el titular esté al momento de realizar la baja. Hay que firmar documentos que demandan la validez de la persona a cargo de los productos.

Antes de cerrar, ten presente estos factores

Al momento de tomar la decisión de cerrar una cuenta, no se viene a la cabeza nada más que terminar con el vínculo. Sin embargo, hay otros aspectos que deben tenerse en cuenta. Lo primero, es revisar el contrato. En ocasiones, hay cláusulas que deben respetarse o momentos indicados para realizar la baja.

Si todas las condiciones que impone ese documento están realizadas, podrás seguir con el procedimiento libremente. De lo contrario, deberás esperar a poder cumplir con todas estas cláusulas. En ocasiones, puede ocurrir que para realizar la baja se tenga que abonar un monto determinado o algún tipo de permanencia.

Pasos a seguir para darse de baja en Caixa Bank

Aunque es un proceso rápido, es obligatorio hacerlo presencialmente. Por lo que la persona tendrá que ir a la sucursal donde adquirió el servicio y presentar su solicitud de cancelación. Antes de dirigirte al lugar de la banca, debes cerrar todas las líneas abiertas que tengas con la entidad.

Aunque seguramente ya tienes pensado otro tipo de servicio,siempre es importante decidir de ante mano la entidad a la que se traspasará. De lo contrario, puede haber un periodo entre la baja y el alta que se quede por unos instantes fuera del sistema. Lo mismo debe hacerse con las cuentas asociadas. Si hay direcciones vinculadas para pagos, debes cambiarlas y poner otras.

Saca el dinero, el segundo paso

Luego de tomar la decisión e ir a la sucursal, el dinero debe retirarse. Aunque parezca un paso lógico, algunos esperan a los últimos instantes para realizarlo. Cuando se haga el pedido de cancelación, no debe haber ni dinero ni cuentas abiertas.

Como se mencionó anteriormente, es importante fijarse que no exista ningún pago pendiente o deuda a saldar. De lo contrario, es pertinente esperar hasta que quede sin obligaciones. Si no lo hace, podría generar una discordancia en la cadena de cobros que terminará en más intereses y procesos demandantes de tiempo, algo que nadie quiere.

Si el contrato estipula que la cancelación de la cuenta debe abonarse con un monto determinado, es recomendable que ese dinero quede en la cuenta, así puede utilizarse como forma de pago. Lo último, pero no menos importante es pedir el certificado de cancelación. En ocasiones, este papel suele desaparecer y las personas no tienen comprobante alguno. Con la firma del responsable de la banca, podrás demostrar que el servicio fue cancelado en tiempo y forma. Sobre todo, si surge algún problema.

¿Existe la posibilidad de cancelar por Internet?

Tal como se dijo anteriormente, los trámites de cancelación o baja se realizan presencialmente en la sucursal de origen. Por este motivo, Caixa Bank no dispone de un servicio de baja online. Al menos por el momento, este tipo de acción debe realizarse personalmente.

Otra pregunta frecuente suele ser si se puede realizar el trámite de cancelación en cualquier sucursal de la entidad. Esto no es posible. Todos los pedidos de baja están obligados a presentarse en las oficinas comerciales donde fue emitido el contrato inicial.

¿Qué pasa si un titular falleció o hay varios titulares?

Esta es una situación que suele aparecer con frecuencia. Sobre todo, en empresas o sociedades. Si una persona falleció, lo primero que hace la entidad es congelar la cuenta. Luego, se exigirá una serie de documentación para corroborar la identidad de los familiares que reclamaron. Además, también hay que verificar que esa persona ya no existe.

Si los titulares de la cuenta son varios, el proceso es muy similar. Hay que presentar toda la documentación solicitada y seguir con los trámites que la banca dispone. La diferencia con la anterior es que todos los titulares deben estar presentes al momento de pedir la baja de la cuenta Caixa Bank.